jueves, noviembre 23, 2006

Resumen del modelo pedagogico de P. MEIRIEU

" Esta es la finalidad de la Empresa educativa: que aquel que llega al mundo se acompañado al mundo, y entre en conocimientos del mundo, que sea introducido a ese conocimiento por quienes le han precesido, que sea introducido y no modelado, ayudado o fabricado".

Meirieu plantea la necesidad de construir desde muy temprano reglas y prohibiciones para los alumnos, las cuales deben ser comunicadas a estos de manera tal que todos se informen acerca de que consiste cada una de ellas.

El proceso de enseñanza y aprendizaje debe tener un toque de espontaneidad que permita que el alumno se instruya a través de los problemas vivos de los saberes humanos para que cada uno construya su propio conocimiento. Esta pedagogía apunta a que el educando descubra a qué problemas remiten los saberes que le son enseñados, logrando hallar el sentido a lo que se les esta pidiendo que aprendan, de esta forma al construir espacios de seguridad, son conducidos a alcanzar los saberes deseados.

Los alumnos deben ser formados para el desarrollo de su autonomía, a través de las gestiones realizadas por los docentes, quienes deben organizarse individual y colectivamente, poniendo a disposición de sus alumnos apoyos y materiales necesarios.

En cuanto a la pedagogía que se plantea en el libro, se habla de un “Proceso de autonomización”, el cual seria un principio regulador de la acción pedagógica, ya que el educador debe esforzarse en autonomizar al sujeto. Por lo tanto, no hay que suponerlo ya autónomo, si no que se debe organizar un sistema de ayudas que le permitan acceder a los objetivos que se fija, antes de llevarle a prescindir progresivamente de esas ayudas y movilizar lo que ha adquirido, el solo, por su iniciativa y en situaciones distintas.

Además, se habla de la Emancipación, la cual trata de hacer sitio al otro, darle medios para que los ocupe, montar dispositivos que le permitan intentar aventuras intelectuales nuevas, asegurarle un marco y movilizar su energía en fuertes retos intelectuales, llevarle así a estructurarse y ayudarle a encarnarse al mundo, primero con nuestra ayuda y luego, de modo progresivo, dejando que suelte nuestra mano y se enfrente solo a situaciones nuevas.

Con respecto a las ideas anteriores, se plantea que estas nunca terminan realmente, sino que va dándose a lo largo de nuestra existencia, a medida que nuevas ayudas intervienen en nuestras vidas. Por ende, un dialogo, un libro, un aprendizaje, un encuentro, etc. Pueden contribuir a autonomizar a una persona en un terreno u otro, siempre y cuando haga suya esa aportación y no mantenga con ella una relación de dependencia.

En consecuencia la autonomía se adquiere en el curso de toda la educación, cada vez que una persona se apropia de un saber, lo hace suyo, lo reutiliza por su cuenta y lo reinvierte en otra parte.

También se da a conocer que el discurso pedagógico, es objeto de debates, incluso de polémicas, por que es, en su esencia, un discurso de lo indecidible. Lo anterior quiere decir que una de las exigencias de la pedagogía consiste en asumir “la insostenible ligereza de la pedagogía. Dado que en ella, el pedagogo no actúa mas que por sobre las condiciones que permiten a aquel al que educa a actuar por si mismo y, en ella el hombre admite su poder sobre el otro.

Respecto a la relación con la EDI, podemos decir que debemos dar más autonomía a nuestros educandos, si bien ellos son diferentes, debemos recordar que todos lo somos y así creer y confiar en que ellos pueden, con nuestra mediación, emanciparse, tener nuevas experiencias intelectuales que les permitirán desarrollar sus capacidades al máximo y que de esta forma estaremos integrandolos al mundo y al conocimiento de este.

lunes, septiembre 25, 2006

Positivismo


El término positivismo fue utilizado por primera vez por el filósofo y matemático francés del siglo XIX Auguste Comte, pero algunos de los conceptos positivistas se remontan al filósofo británico David Hume, al filósofo francés Saint-Simon, y al filósofo alemán Immanuel Kant.


Comte eligió la palabra positivismo sobre la base de que señalaba la realidad y tendencia constructiva que él reclamó para el aspecto teórico de la doctrina. En general, se interesó por la reorganización de la vida social para el bien de la humanidad a través del conocimiento científico, y del control de las fuerzas naturales. Los dos componentes principales del positivismo, la filosofía y el Gobierno, fueron más tarde unificados por Comte en un todo bajo la concepción de una religión, en donde la humanidad era el objeto de culto. No obstante, numerosos discípulos de Comte rechazaron aceptar este desarrollo religioso de su pensamiento, porque parecía contradecir la filosofía positivista original. Muchas de las doctrinas de Comte fueron más tarde adaptadas y desarrolladas por los filósofos sociales británicos John Stuart Mill y Herbert Spencer así como por el filósofo y físico austriaco Ernst Mach.

Francis Bacon (1561-1626) es una de las personalidades más sobresalientes en la historia de la ciencia del mundo occidental. Fue considerado fuente directa del positivismo de Comte. Señala que los Filósofos no deben buscar más allá de los límites de la naturaleza.

Desde el punto de vista científico el positivismo debe considerarse en dos aspectos diversos: como método y como sistema. Como método señala derroteros a la investigación científica y filosófica; como sistema comprende un conjunto de afirmaciones acerca del objeto de la ciencia.

El Positivismo y la Filosofía

La filosofía se convierte en teoría de la ciencia. Así, la ciencia positiva adquiere unidad y conciencia de sí propia. Pero la filosofía desaparece; y esto es lo que ocurre con el movimiento positivo del siglo XIX, que tiene muy poco que ver con la filosofía.

Pero en Comte mismo no es así. Aparte de lo que cree hacer hay lo que efectivamente hace. Y hemos visto que:

1. Es una filosofía de la historia (la ley de los tres estados; teológico, metafísico y positivo)

2. Una teoría metafísica de la realidad, entendida con caracteres tan originales y tan nuevos como el ser social, histórica y relativa.

3. Una disciplina filosófica entera, la ciencia de la sociedad; hasta el punto de que la sociología, en manos de los sociólogos posteriores, no ha llegado nunca a la profundidad de visión que alcanzó en su fundador.

Este es, en definitiva, el aspecto más verdadero e interesante del positivismo, el que hace que sea realmente, a despecho de todas las apariencias y aun de todos los positivistas, filosofía.

lunes, julio 03, 2006

¿Qué se entiende por educación?

Existen tantas definiciones de educación como palabras en el mundo, cada cual le otorga un significado dependiendo de la cultura, de la época e incluso del paradigma que se este viviendo.

A continuación intentaremos recopilar y sintetizar que entendemos por educación, sin dejar de lado, los pensamientos y conceptos sobre el tema de aquellos grandes pensadores.

Si la vemos desde una perspectiva idealista, la Educación esta destinada a cumplir un sueño, por lo que forzosamente tiene que profundizar en el conocimiento de la fuerza transformadora y unificadora que es el amor, esta se revela generosamente en el servicio desinteresado. El maestro es, intrínsecamente, un servidor amoroso.

Al servir con generosidad, el corazón florece y el cultivo del amor impregna de nobleza nuestros actos. La fe en el ser humano y en lo divino nos fortalece (Martinelli, Marilu; “Conversando sobre Educación en valores humanos”; Edición Longseller, Pág. 35) por lo tanto podemos decir que la Educación para el que sirve (educador) es un instrumento que nos permite liberarnos de las amarras egoístas, nos renueva con energías positivas y permite acercarnos a lo divino y para aquel que se educa es un medio de desarrollo que finalmente le permitirá, a su vez, alcanzar la Educación como práctica de liberación (Freire).

Para otros educar no es más que el simple hecho de encaminar al que se educa fuera de la indeterminación originaria, hacia una siempre mas plena constitución del propio yo (Expresión tomada de Rigobello, “El compromiso ontológico”, Roma; 1977)

Pensamiento del grupo sobre la educación

Educar es impregnar de sentido las prácticas (actos cotidianos), formar a seres humanos que son multiculturales y desarrollados integralmente, capaces de oír, de prestarle atención a lo diferente, respetándolo. Para ello necesitamos reconstruir el saber de la escuela y la formación del educador.

En lugar de la arrogancia de ser dueño del saber, el educador deberá ser más creativo, aprender con el alumno y con el mundo. En una época de violencia, de terrorismo, el educador debe promover el entendimiento, para comprender lo diferente y en conjunto con la escuela crear un lugar donde se puedan desarrollar y solucionar los problemas, de manera tal de no esconderlos como se esta haciendo, hoy en día en muchos lugares de este mundo.

El Educador debe anticipar una realidad que aún no existe, pero que desea y cree fuertemente que puede llegar a existir, su papel es utópico, pues la Educación es al mismo tiempo, promesas y proyectos, mientras haya Educación habrá utopía (Gadotti. Moacir; “Perspectivas actuales de la Educación” ; Editorial SIGLO XXI México)

domingo, julio 02, 2006

¿Educador V/s Educando?

En el ámbito escolar, el concepto de autoridad parece haber entrado en crisis. Se pierde de vista el hecho básico de que el alumno está, por definición, en una posición cultural de desventaja respecto del educador. Parecería que la sociedad se niega a reconocer que la escuela impone una relación de asimetría entre el alumno y el maestro.

La tarea principal del profesor es educar a sus alumnos y su gestión debe estar centrada en el desafío que conlleva transmitir un cúmulo de contenidos a cada alumno. El docente debe estimular en el educando el desarrollo físico, emocional, intelectual, social, ético y espiritual.

Por ello el educador debe concebir el salón de clases como el lugar donde investiga, experimenta, modela, se comparten ideas, se toman decisiones para la solución de problemas y se reflexiona sobre lo que es necesario y pertinente aprender.

El maestro en el aula tendrá que modelar conductas dignas, pertinentes, valiosas y apropiadas de un individuo debidamente educado. Por ésta razón el maestro debe reflexionar sobre sus debilidades y fortalezas con el propósito de mejorar su auto-desarrollo.

El maestro ante un mundo globalizado debe auto-reconocerse como un estudiante de por vida. Así debe aspirar a continuar estudios de post-grado quizás, con el propósito de adquirir herramientas teóricas, prácticas didácticas y tecnológicas modernas que le ayuden a fortalecer su labor. De esta manera, en un tiempo más probablemente la educación aumente en calidad y por fin obtengamos resultados de calidad.

¿Para que se educa? Y ¿Cuál es la función de la escuela?

Las creencias existentes para responder preguntas como ¿Para que se educa? Son muchas, y la que más créditos - por llamarla de alguna manera- responde al "Se educa para ser persona", pero con estas diferencias palpables en torno a las diferentes enseñanzas entregas por las casa de estudio se corre el peligro de perder de vista lo esencial de la educación, que reside en la posibilidad de transmitir de manera significativa, a las nuevas generaciones lo propio de la experiencia humana.

Pero, al inferir sobre este tema damos paso a diferentes tipos de vista y opiniones que se realizan en torno a la razón primordial de la existencia de la educación, y por sobre todo a la finalidad que tiene esta. Muchos podrán decir que el objetivo de la educación es entregar valores, principios, y formación integral de la persona como tal. Sin embargo, otros opinan lo contrario, que el rol principal de la educación es entregar las herramientas y los contenidos necesarios para que la persona en un futuro, quizás no tan lejano, pueda velar por sí misma y no depender de otros para subsistir.

Ahora bien, la función de las escuelas es transmitir conocimientos y, sobre todo, extraer de cada uno lo mejor, lo más valioso, es decir, la función primordial de la escuela es lograr que el alumno tenga una percepción clara y fuerte de lo que es capaz de llegar a ser como persona, como sujeto moral y cultural.

Sin embargo, si afirmamos la posición en que la educación, y principalmente la escuela, tiene como objetivo entregar conocimientos relevantes para los alumnos, vemos que ha entrado en crisis, desde ya hace algunos años, la capacidad de comprensión de muchos jóvenes. Se está debilitando la tendencia a reconocer el valor insustituible de las realidades abstractas. Y se observa con creciente preocupación la falta de ese desarrollo intelectual que sólo la lectura permite.

Dejamos abiertas las interrogantes que puedan resultar a favor y en contra de este tema.




La educación en nuestro siglo XXI

En pleno siglo XXI el Sistema Educativo, la sociedad, los padres y los alumnos demandan por un maestro idóneo, culto y debidamente preparado que sirva como entede un cambio. Un profesional, educado que facilite y guíe a sus alumnos por el camino del saber.

El educador que la sociedad de hoy día busca debe ser realmente un profesional comprometido capaz de generar cambios en cuanto a los procesos de capacitación e investigación en las escuelas de su país, estado y nación.

La educación por ser dinámica no necesita profesores perfectos sino maestros de vanguardia. Maestros que busquen constantemente renovar sus conocimientos con el propósito de ajustarse a los cambios tanto de los jóvenes como de un mundo tan dinámico como en el que vivimos.

El profesor hoy en día tiene que enfrentarse al desafío de enseñar a sus estudiantes mediante una educación ajustada a los cambios que enfrentamos en el quehacer educativo, y por sobre todo, a la mentalidad, metas, creencias, etc. que se han ido formando en los jóvenes de hoy.

La sociedad del siglo XXI necesita y busca educadores que se comprometan con su labor, que sirvan de modelo para el desarrollo integral de los estudiantes que son el futuro de nuestra sociedad, nuestra nación y nuestro mundo.